Tajada de Sandía

Tajada de Sandía Watermelon Wheat

octubre 16, 2018

El Incidente de la Tajada de Sandía es uno de los incidentes más recordados por algunos panameños. Una disputa por algo tan simple como una tajada de sandía en un día caliente, combinada con fricciones y la cero tolerancia que existía en un momento delicado de nuestra historia.

Como panameños, nos gusta que nuestro producto cuente nuestra historia o haga alusión a algo local, ya sea por medio de la etiqueta, usando producto nacional o colaborando con alguien local.

Panamá tiene historias interesantes y debemos estar conscientes de todo lo que nos ha pasado para llegar a ser el país que somos. Aunque seamos un país joven, debemos recordar nuestro pasado y debemos aprender de todos los sucesos y recordar a todos los que nos hicieron ser un país independiente y soberano.

Nosotros no somos historiadores. Nosotros hacemos cerveza, y con todas las cervezas que creamos, queremos hacer historia.

Brewer’s Notes by Stefano Marín (@ticobrewer)

Contenido alcohólico 5.0% / IBUs 14
De todo lo malo, algo bueno se puede sacar: el incidente de la tajada de sandía nos dejó una historia de rebeldía… y una tajada de sandía. En honor al importante incidente histórico, elaboramos una cerveza de trigo con sandía. Especial para aplacar el perpetuo calor que azota la Ciudad de Panamá, con elegancia y sin violencia.
Tajada de Sandía tiene aroma afrutado suave con notas especiadas, cuerpo seco y un toque de sandía dulce en boca.  Combinamos agua panameña, maltas de trigo y cebada pálidas, avena, una pizca de lúpulo Centennial y puré de sandía fresco durante la fermentación con levaduras belgas, logrando una cerveza con fruta tremendamente refrescante, balanceada y amigable.
Sobre el Incidente

Información sacada de wikipedia

El incidente de la tajada de sandía fue una revuelta civil ocurrida el 15 de abril de 1856 en la ciudad de Panamá (en ese entonces, parte del Estado Federal de Panamá, República de Nueva Granada) entre civiles locales y civiles estadounidenses, convirtiéndose en uno de los antecedentes para la primera intervención estadounidense en el istmo de Panamá.

El hecho ocurrió exactamente en las inmediaciones de la estación del ferrocarril transístmico, en el barrio de La Ciénaga (actual Mercado de Mariscos).​

El 15 de abril de 1856 llegó un buque procedente de California, el estadounidense Jack Oliver, que como un pasajero más, acudió a la calle de La Ciénaga, a un puesto de frutas administrado por José Manuel Luna, oriundo de Parita. Oliver iba con unos compañeros en estado de embriaguez cuando tomó un pedazo o tajada de sandía que estaba a la venta, se la comió y se marchó sin haber pagado por ella. Luna exigió el pago de la tajada que era un real (cinco centésimos), pero Oliver le insultó y le amenazó sacando la pistola que portaba. El vendedor de frutas respondió sacando un puñal, y estuvieron a punto de ir a la pelea cuando uno de los compañeros de Oliver decidió costear la tajada de sandía, calmando a Luna.

No obstante, la situación no acabó cuando un peruano de nombre Miguel Abraham sorprendió a Oliver tomando la pistola y salió huyendo de la escena.​ Tanto Oliver como sus compañeros salieron en busca del peruano a punta de pistola, dando inicio el tiroteo. Los residentes de la ciudad, viendo la persecución se armaron con machetes y respondieron al tiroteo, dando inicio a una batalla campal entre locales y estadounidenses. Los estadounidenses, superados en número, buscaron refugio en la estación del ferrocarril, que se ubicaba a unos metros del mercado.

Justo cuando se inició la revuelta, llegaba un tren de Colón con 940 pasajeros, entre ellos hombres, mujeres y niños estadounidenses que debían embarcarse ese mismo día a California. Todos buscaron refugio en la estación del ferrocarril.

La policía llegó tarde, a una hora y media de haber iniciado el tiroteo, con la presencia del gobernador interino del Estado Federal, don Francisco de Fábrega. Durante la refriega, Fábrega recibió una bala en la copa de su sombrero y uno de sus acompañantes quedó herido. Dado que era de noche, el jefe de Estado dedujo que los tiros provenían de la estación, por lo que ordenó a la policía ocuparla.

Los estadounidenses, ignorantes de la situación, comenzaron a disparar a la policía de la ciudad y éste les contestó. Los estadounidenses siguieron resistiendo con unos 50 o 60 revólveres y carabinas, pero la policía y los pobladores panameños lograron entrar a la estación donde siguió la lucha. El saldo fue de 16 muertos y 15 heridos estadounidenses y 13 heridos y 2 muertos entre los locales. La mercadería dentro de la estación fue destruida y saqueada por el tumulto.

Los informes de los Gobiernos de Estados Unidos y Nueva Granada fueron contradictorios ya que ambos se acusaron mutuamente, sin embargo, Estados Unidos negó tajantemente los testimonios oficiales de los cónsules en Panamá del Reino Unido, Francia y Ecuador, quienes acusaron a los estadounidenses de agresores y decían que la policía local era inocente de los cargos que le imputaba el Gobierno estadounidense de haberse puesto de parte de los istmeños.

De acuerdo con el informe oficial de Amos B. Corwine, comisionado especial designado por el Gobierno estadounidense, con fecha del 18 de julio de 1856, decía que la población «de color» (negra) tomó como pretexto la disputa para asaltar a los estadounidenses, y saquear sus propiedades, que la policía y la turba habían planeado el asalto a la estación del ferrocarril y llegaba a la conclusión de que el Gobierno de Nueva Granada era incapaz de mantener el orden y suministrar protección adecuada para el tránsito y recomendaba la ocupación inmediata del istmo a menos que Nueva Granada los convenciera de su competencia e inclinación para suministrar adecuada protección y una rápida indemnización.

Otros links con información sobre el incidente

El incidente de la tajada de sandía

Top Menu