Casa Bruja Presenta: Madretambor Münchener Helles Lager

enero 6, 2019

NOTA: Recomendamos leer esto escuchando Madretambor

En un caluroso verano del 2004, la banda Señor Loop lanza un disco llamado Madretambor que revolucionó la música en Panamá. Nunca habíamos escuchado música así tocada en tu patio. Era algo fresco, con nuevos sonidos que te despejaban la mente y te hacían pensar en que había algo más que lo que estabas escuchando en ese momento. Era casi como la primera vez que te tomaste una cerveza artesanal.

Era la época del CD. No existían muchas plataformas sociales de streaming (solo myspace). Las bandas tenían que tocar, ir a las radios, moverse y tratar de que la gente los escuchara. La otra manera de que te escucharan era que tus amigos te pasaran un CD pirateado (de esos Maxell amarillos) con los mixes o las canciones que querías.

Eran otros tiempos.

Pensemos un poco qué pasó en el 2004?

En 15 años muchas cosas han cambiado, ahora tenemos plataformas para escuchar música donde quieras, puedes pedir un taxi o carro desde tu teléfono, las computadoras ya no tienen CD player, Panamá llegó al mundial…y metió 2 goles!

Cuando Señor Loop trabajaba en Madretambor, no existía cerveza artesanal en Panamá, solo teníamos 4 marcas del mismo estilo y algunas importadas que nos daban sabores y texturas alternativas. Pero en su gran mayoría eran Lagers: panameñas o importadas.

Madretambor Münchener Hellers - La Banda Madretambor Münchener Hellers - Taste

Es por esto que quisimos hacer una cerveza que se asemejaba a lo que se tomaba hace 15 años: Lager. Además sentimos que Madretambor es un disco que intensifica el verano panameño, sus sonidos son frescos y así debe saber esta cerveza. Ligera, fácil de tomar, con un sabor que es para todos, no tan agresivo y que te den ganas de volver a probarla, así mismo como cuando escuchaste Pura Maleza, (la última canción de Madretambor) y que querías que el CD volviera a empezar con Daigoro y tener ese dejavú.


 

Brewer’s notes por Stefano Marín @ticobrewer

Madretambor Münchener Helles Lager
Estilo: Münchener Helles
Alc/Vol: 4.9%
IBUs: 18

Después de escuchar a Señor Loop contar con nostalgia aquellos días hace 15 años tomando Löwenbräu después de ensayar, fue muy claro el estilo que sería la pinta que haríamos juntos. Una pinta perfecta para tomar durante un concierto, después de un ensayo o de hacer cerveza todo el día en el calor panameño.

Madretambor sería una Münchener Helles. Casualmente uno de mis estilos favoritos. Fue en Múnich donde me enamoré de la cerveza a los 16 años, donde decidí dedicarme a ella y donde a los 26 años, volví para graduarme como Maestro Cervecero. La cerveza que tomé cada día que viví ahí y que extraño cada día que estoy lejos. Una lager ligera de perfecto balance. Sin lugar para esconder errores. Pura, limpia, refinada. Una cerveza que sabe a cerveza. De tomarse varias. 

La base de su suave sabor es la malta Pilsner alemana con notas sutiles a grano, miel y galleta crujiente complementada con un  ligero amargor y carácter perceptible pero sobrio de lúpulo noble alemán Hallertau Mittelfrüh, ligeramente herbal y floral. Fermentada y madurada lentamente con levadura de la cervecería Augustiner en Múnich a bajas temperaturas para asegurar el carácter limpio y ligeramente azufrado de los mejores ejemplos del estilo. Wegala!

_MG_6518 _MG_6515 (1)


 

Un poco de historia del estilo según el Oxford Companion to Beer

“Helles es una cerveza dorada pálida de sesión diaria en Baviera, Alemania. La palabra alemana «hell» o «Helles» simplemente significa «pálido». En la mayoría de las regiones de habla alemana, pedir una «Helles» o «ein Bier, bitte» en un bar le conseguirá  la cerveza de barril de color claro estándar que es, a menudo, una Pils. En Baviera las definiciones de estilo son más diferenciadas. Allí, el  «ein Bier, bitte» probablemente sería seguido por la pregunta de sondeo, «¿Y qué cerveza quiere?» ¿Helles, Pils, Weizen, Dunkel?

Una Helles bávara es considerablemente menos amarga que una Pils alemana. Es más ligera en cuerpo y carácter que una Märzen. Es una cerveza de cuerpo medio, generalmente de color rubio pajizo, con énfasis en sabores de malta, pura y limpia y aromas de lúpulo floral con un ligero amargor. En Baviera, muchos consideran la Helles la esencia misma de la cerveza de verano. Las mejores tienen un carácter ligeramente sulfuroso que recuerda a las salas de fermentación de las cervecerías. Por lo general, tiene una gravedad original de 11 a 12.5 grados Plato y 4.7% a 5.3% de alcohol por volumen.

Fuera de Alemania, algunos prefieren llamar al estilo «Munich-style Helles”, haciendo referencia a la ciudad donde se originó en 1894, aunque hoy en día es un estilo que se elabora en la mayor parte de Baviera.
Hasta principios del siglo XX, las cervezas oscuras habían sido consideradas como la única lager bávara «real», en parte porque la mayoría de los bebedores de cerveza bávaros apenas se habían percatado del color de sus cervezas, considerando que generalmente se servían en Steins.

La jarra de cerveza, que normalmente contiene 1 l (33 oz), se mantuvo como el recipiente de elección en Múnich durante mucho más tiempo que en el resto de Europa, donde los vasos de vidrio para cerveza, más baratos y producidos en masa, se habían convertido en la norma.

Fue la nueva ubicuidad del vaso de cerveza que allanó el camino para la Pilsner y otras cervezas de color claro; se veían más puras y atractivas en un vaso transparente que en una jarra de cerámica. Las primeras lagers menos oscuras fueron introducidas tentativamente por las cervecerías de Múnich en su mercado local a partir de 1841, con el primer Märzenbier de la cervecería Spaten.

Luego, en 1872, el Franziskaner-Leist-Brauerei sacó su Helles Export Bier, que en realidad no era una Helles, pero que dio lugar a la receta básica de lo que se convertiría en la cerveza Spaten Oktoberfest de hoy. Esto fue seguido en 1893 por una cerveza aún más pálida, el Münchner Gold, una imitación del Pilsner de Pilsen por Hacker-Bräu (ahora Hacker-Pschorr). La cervecería Spaten finalmente presentó la primera Helles «real» el 21 de marzo de 1894 y la envió rápidamente a Hamburgo, donde fue un éxito.

Los nativos de Múnich, por lo tanto, finalmente pudieron probar por primera vez la nueva cerveza el 20 de junio de 1895, bajo la etiqueta de Helles Lagerbier, una designación por la cual la Oficina de Patentes Imperiales de Alemania otorgó una marca registrada ese mismo año. Tomasbräu luego anunció su versión de la Helles, también en 1895, como «Thomasbräu-Pilsner, anerkannt vollwertigster Ersatz für böhmisches Pilsener» («reconocido como el sustituto más completo de Bohemian Pilsener»). El éxito del estilo Helles provocó una reunión tormentosa de la Verein der Münchener Brauereien (la Asociación de Cervecerías de Múnich) el 7 de noviembre de 1895, donde los propietarios de algunas de las cervecerías más grandes declararon que no tenían intención de hacer una lager pálida en el futuro cercano.

Sin embargo, los barones de la cerveza de Múnich más avanzados, reconocieron que las cervezas pálidas eran las cervezas del futuro y todos los cerveceros pronto comenzaron a repensar sus políticas. Aun así, Paulaner tardó hasta 1928 en introducir su Helles.

Hoy en día, tanto las Helles como las Pils tienen una popularidad aproximadamente igual en Baviera, y cada una posee aproximadamente el 25% de la cuota de mercado. En el resto de Alemania, sin embargo, Helles sigue siendo prácticamente inexistente.”


 

Top Menu